Juan Orol, un verdadero hombre de película

Juan Orol, un verdadero hombre de película

Juan Orol, un verdadero hombre de película

Mañana llega a los cines El fantástico mundo de Juan Orol, filme protagonizado por Roberto Sosa, que narra la vida de un cineasta emblemático de la cinematografía mexicana. He aquí un Close Up al llamado ‘rey del churro’.

CHRISTIAN DE LA LUZ

Su vida fue tan surrealista como sus películas. Juan Orol, considerado hoy día como u icono en la historia del cine mexicano, llegó a tierra azteca de manera fortuita luego de cultivar su fascinación por el séptimo arte en Cuba, país al que fue enviado de España, su tierra natal, a la edad de siete años.

EL SURREALISTA INVOLUNTARIO

En su andar por el mundo probó suerte en distintos oficios: fue actor de teatro, corredor de autos, mecánico automotriz, pitcher de béisbol, boxeador, torero, reportero, agente secreto y director artístico de radio.

Pero su verdadero motor en la vida fueron siempre las mujeres, esas por quienes llegó al cine sin ningún conocimiento en la materia y a quienes encumbró en la fama mediante la creación de sus propios géneros: el de gángsters, rumberas y hippies.

Los inicios de su carrera se remontan a 1933, cuando produjo a través de su empresa Aspa Films, la cinta Sagrario, de Ramón Peón, con quien un año más tarde codirigió Mujeres sin alma/Venganza Suprema, la cual le da las herramientas para lanzarse a hacer su ópera prima, Madre Querida, que gracias al éxito en taquilla tuvo una secuela en 1950.

LA FUENTE DE SU INSPIRACIÓN

En ese periodo Orol conoce a Consuelo Moreno, quien fuera su esposa y primera musa, sólo superada por María Antonieta Pons, con quien explota el cine de cabaret hasta la llegada de Rosa Carmina, su tercer rumbera y con quien luce a todo su esplendor los elementos que caracterizan su filmografía: mujeres hermosas, paisajes exóticos y el cabaret como telón de fondo para mostrar historias de misterio y espionaje.

Luego llegó la etapa de Mary Esquivel y por último la de Dinorah Judith, a quien usó para plasmar su propia visión del movimiento hippie.

Pese a la incongruencia de las tramas o la inconsistencia en la continuidad de las tomas, varias de sus películas fueron grandes éxitos taquilleros, pero acumularon las más terribles críticas que terminaron por darle el título del peor cineasta mexicano.

Sin embargo, con el paso del tiempo, Juan Orol y sus 56 largometrajes se han convertido en piezas clave para explicar buena parte de la historia del cine nacional.

Entre sus títulos más emblemáticos están Madre querida, de 1935; Pasiones tormentosas, de 1945; Una mujer de oriente, de 1946; El reino de los gángsters y Gángsters contra charros, de 1947; Amor salvaje y Cabaret Shangai, del 49; La diosa de Tahití, de 1952; El síndicato del crímen, de 1954; y El fantástico mundo de los hippies e Historia de un gángster, de 1968.

HOMENAJE FÍLMICO

Como una especie de tributo póstumo a aquel cineasta incomprendido, el director Sebastián del Amo realizó El fantástico mundo de Juan Orol (@JuanOrolFil m), película ubicada en el género de la comedia con tintes dramáticos, que narra la vida del llamado surrealista involuntario, desde su aventurera infancia, la desdicha de perder a su esposa e hijo, hasta su muerte en la pobreza extrema.

Rodada en escenarios del Distrito Federal, Guanajuato y el Estado de México, la película es protagonizada por Roberto Sosa (@RobertoSosaMtz), Ximena González Rubio (@xgrubio), Gabriela de la Garza (@gadelagarza) y Fernanda Romero (@FernandaRomeroo), entre otros.

El fantástico mundo de Juan Orol es una cinta que trae al presente y sin ningún ápice de nostalgia, el pasado de nuestro cine mexicano y la fuerza de sus personajes.

Para calentar los motores de su llegada a los cines nacionales, te dejamos una serie de avances para que votes por tu favorito y de paso tengas una probadita del filme.