Un padre se queda sin recuerdos en La caja vacía

Un padre se queda sin recuerdos en La caja vacía

Un padre se queda sin recuerdos en La caja vacía

“La historia”, dice Claudia Sainte-Luce, “surge de saber que mi padre tiene demencia vascular”.

Lo dice sin problema esta veracruzana de 34 años para explicar La caja vacía, un drama sobre la relación entre una chica y su papá, quien se va quedando sin recuerdos.

La demencia vascular es la pérdida de la memoria y la capacidad de almacenar lo aprendido o problemas en áreas como el lenguaje.

“Quien mejor que yo para saber cómo se vive una situación así”, expresa Sainte Luce para explicar las razones de ser, además de la directora, protagonista del filme.

“¡Aunque es cierto que estuve a punto de la esquizofrenia siendo directora y actriz!”, recalca entre risas.

Con su ópera prima, Los insólitos peces gato escudriñó en la pérdida de la madre en una familia, ganando en los festivales de Toronto, La Habana, Locarno y Gijón.

En La caja vacía se ve el reencuentro entre dos personas.

“Es sobre eso, en medio de todo lo que están pasando; creo que el cine sirve para sacar todo lo que tiene uno en el interior”, apunta.

En el papel de su papá se encuentra el haitiano Jimmy Jean-Louis (Héroes) a quien el trabajo de maquillaje lo hace ver 30 años mayor (tiene 48).

“Necesitaba a alguien que hablara francés, español, criol y que fuera buen actor, entonces fui a conocerlo, hizo casting y dije que él era”, indica.

La caja vacía, rodada en locaciones de la Ciudad de México y Haití, se estrena en 20 pantallas de la capital mexicana, inicialmente, para luego extenderse al resto de la República.

A fines del año pasado fue lanzada en cines de Francia.

Ariel Figueroa