Rodrigo Prieto y los retos de filmar Silencio

Hacer Silencio no fue fácil: primero por las condiciones climáticas de Taiwan y segundo, debido a los terrenos agrestes que debían pisarse para varias escenas.

En uno de estos últimos, Rodrigo Prieto se tropezó lastimándose el hombro izquierdo, que aún le duele.

“Eran lugares difíciles, en una escena cerca de un río las piedras eran muy resbaladizas, hubo alguien que se cayó y pegó en la cabeza, se tuvieron que raspar porque de otra manera habría sido complicado hacer la toma”, recuerda el egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica.

Silencio que sale en 400 pantallas es la nueva película de Martin Scorsese, protagonizada por Andrew Garfield (El sorprendente Hombre Araña) y Adam Driver (Episodio 7: el despertar de la fuerza).

Basada en la novela homónima de Shusaku Endo, es la historia de dos jesuitas portugueses del siglo 17, quienes viajan a Japón para intentar convertir pueblos al cristianismo, siendo perseguidos por las autoridades.

“No sé si decir que Andrew sea un actor de método, pero le gusta vivir el personaje y le gusta estudiar, estuvo tres semanas en un monasterio y yo le decía Rodríguez (apellido del personaje) y no Andrew”, recuerda Prieto.

El fotógrafo fue nominado al premio Oscar por este trabajo, siendo la segunda posibilidad de su carrera luego de que en 2006 buscó la estatuilla por Secreto en la montaña.

Entre sus escenas favoritas, además de las iluminadas únicamente con velas, se encuentra la crucifixión de tres japoneses en la playa, dejándolos a merced de las olas para morir.

“Martin es una persona muy rigurosa que no se detiene hasta que lo encuentra, llega por las mañanas no tan de buen humor, supongo porque debe tener todo bien, pero una vez que arranca, ríe y se divierte mucho”, apunta.

Ariel Figueroa

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *