Retrato de una actriz que nunca alcanzó la fama

Retrato de una actriz que nunca alcanzó la fama

Retrato de una actriz que nunca alcanzó la fama

Reconocida en México en la década de 1950 por su belleza y talento como actriz, la cubana Carmen Ignarra jamás logró saltar a la fama por los celos de su esposo, el productor de cine de origen libanés Santiago Reachi, quien la obligó a abandonar su carrera. En los 12 años que duró su trayectoria filmó siete películas, entre ellas Mañana serán mujeres, y estuvo a punto de trabajar con Luis Buñuel. Años después trabajó brevemente en radio y televisión, pero jamás pudo retomar su carrera.

Carmita

La historia de Carmen Ignarra es recuperada por los directores Israel Cárdenas y Laura Amelia Guzmán en el documental Carmita, un trabajo que va de la realidad a la ficción porque “la manera en que ella cuenta su pasado, sus historias, la forma en que reflexiona es particular e histriónica, como ella misma y por eso fue fácil estructurar un documental que tuviera estos tintes, porque de alguna manera está caracterizándose a sí misma”, aseguró para Close Up Israel Cárdenas.

En sus años de juventud, Carmita conoció a personajes como Samuel Goldwyn Jr., presidente de la Metro-Goldwyn-Mayer, quien quiso lanzarla a la fama; fue amiga personal del escritor Alfonso Reyes y del muralista Diego Rivera, quien le pintó un retrato que no tiene en su poder porque, luego de su divorcio, la obra fue vendida al igual que otros dos cuadros que el artista le regaló.

Vigente gracias a una breve sección de un programa de televisión en Monterrey, Nuevo León, donde radica desde hace más de 30 años, Carmita es una mujer solitaria, melancólica y con una personalidad desquiciante, por lo que ambos realizadores tuvieron que integrarse a su dinámica de vida para hacer un retrato fidedigno de su vida: Laura Amelia Guzmán incluso se convirtió en su dama de compañía y servidumbre.

“Fue una relación de quererla ayudar, de querer limpiar la casa o lavarle el cabello y durante esas actividades ella me fue platicando, se daba la conversación muy amena entre nosotras”, recuerda la realizadora.

Carmita

En la cinta, que compite en la sección Plataforma Mexicana del Riviera Maya Film Festival (@rmffmx), Carmita recita poesía, cuenta sus recuerdos, se lava el cabello, se queja de sus dolencias, cobra la renta a los jóvenes inquilinos que tiene en su casa y muestra fotografías de su época como actriz.

“Al estar ahí, sin que ella estuviera tan consciente de la presencia de la cámara (debido a que esperaba un equipo como el que se usaba en su época como atriz), sin estar pensando en la luz y mucho menos en maquillaje, creo que fue clave para realmente conocer a una Carmita que tal vez no se podría conocer después, si ya hay una predisposición para hacer una película”, explicó Israel Cárdenas.

La intensión de los realizadores con este documental fue que las historias de Carmita persistan, “que trasciendan, que se sepa, que se reflexione, por eso la idea original fue escuchar la versión de su propia vida, ya que nos fascinó la manera en que construye las historias” comentó el realizador, quien junto con Laura Amelia Guzmán es autor de las películas Cochochi y Jean Gentil.

Carmita compite por el premio de 300 mil pesos de la sección Plataforma Mexicana del RMFF y se exhibirá el 1 de mayo en Monterrey en el marco del XV aniversario de la Cineteca de la ciudad neolonesa.

Amelia Rojas (@ameliarojas)

Comentarios