No me gusta hacer cosas aburridas: Carlos Cuarón

Una historia de primer amor entre dos casi adolescentes en el contexto del barrio bravo de Tepito es Besos de azúcar, la segunda y más reciente película de Carlos Cuarón, la cual se encuentra actualmente en cartelera.

Y aunque en la historia hay cosas dolorosas, precisamente por suceder en este contexto violento y corrupto, el realizador destaca que está narrado con sentido del humor.

“No me gusta hacer cosas aburridas”, dice a Close Up. En ese sentido recuerda Rudo y cursi, su ópera prima como director, en la que dos hermanos (interpretados por Gael García Bernal y Diego Luna) pelean, algo también doloroso, pero narrado con sentido del humor. “Yo lo llamo la risa dolorosa”.

En ese sentido también se pueden recordar Sólo con tu pareja o Y tu mamá también, cintas escritas por él y dirigidas por su hermano Alfonso.

Barrio (ni tan) bravo

“Tepito nos recibió de una manera súper calurosa y cariñosa; me sentía cuidado por los habitantes del lugar, incluso los moneros. No digo que no pasen cosas, pero a mí me fue muy bien”, asegura el cineasta sobre el rodaje de la película.

Besos de azúcar cuenta con las actuaciones de Enrique Arreola, Héctor Jiménez, Verónica Falcón, Kristyan Ferrer y Paloma Arredondo, quien también dirigió un taller de actuación de donde salieron los dos niños protagonistas.

“No existen los niños actores, por ello fuimos reclutando niños en los barrios populares del DF. Si crecían salían; necesitaba que estuvieran con un pie en la infancia y el otro entrando en la adolescencia, porque cuando entra la hormona entra la sexualidad y pierde la inocencia”, destaca Cuarón.

Christian De La Luz (@christer) y Vanesa G. Toca (@vanesatoca)

NOTA RELACIONADA:

No quería hacer una película cursi: Carlos Cuarón

Comentarios

Deja una respuesta

Tu correo electrónico, no será publicado.