Hari Sama hace un cine de dolor

Hari Sama hace un cine de dolor

El cineasta Hari Sama (@harisama1000) presenta su tercer largometraje: Despertar el polvo, inspirado en historias reales, en el dolor y con la intensión de hacer un retrato sobre la vida.

La cinta, filmada en el Campamento 2 de Octubre, ubicado en la delegación Iztacalco de la ciudad de México, tiene como protagonistas a sus habitantes y especialmente a “El Chano”, un vendedor de periódicos que vive en ese lugar y que a partir de su experiencia creó un personaje ficticio.

“El Chano es un personaje que vende periódicos de una forma muy creativa porque usa el actor que lleva dentro y que no sabía que existía al disfrazarse de distintos personajes dependiendo de la época del año”, explicó a Close Up el cineasta.

Se trata de “una ficción basada en un personaje de la vida real pero también basada en una circunstancia que viven muchos mexicanos: la extorsión”, comentó el también director de Sin Ton ni Sonia, su ópera prima.

Despertar el polvo

Para la filmación de Despertar el polvo, Hari Sama se internó durante dos semanas en el campamento y conoció las diversas historias de sus habitantes, al descubrir a “El Chano” decidió que sería el protagonista de una historia que relata un México de corrupción, extorsión e impunidad, “temas de todos los días en el país”, aseguró el también escritor de la cinta.

“Denunciar es una palabra que me queda muy grande, lo que me parece es que hay que hablar de eso porque duele. Yo convivo con ello como mexicano, me parece uno de los aspectos más dolorosos de la cultura.

“Es como una vomitada porque no sé qué es, pero siento la profunda necesidad de tocar el tema de la violencia, de la corrupción, de la impunidad, pero no como una denuncia política, porque yo no soy político, yo solo soy un artista y eso es lo único que puedo hacer”, aseguró Sama.

En la película, estrenada en el marco del Festival Internacional de Cine de la UNAM (@FICUNAM), busca mostrar la realidad de la ciudad de México, ya que, dijo, se desconoce lo que se vive en las zonas urbanas, donde hay una versión pobre del narco, pero en la que también existe el crimen, la violencia y el dolor.

“Mi ópera prima (Sin Ton ni Sonia) tenía un dolor neurótico, que es la imposibilidad de relacionarse con el otro y por otra parte tenía la estética de un adolescente que le interesaba cierto tipo de cine; después la vida me arrolló, me pasó un tren por encima y descubrí la verdad del dolor (El sueño de Lu) y por eso el cine que hago, ahora es un cine de dolor, pero no de aquel que lo convierte en la única posibilidad.

“No tengo interés por reflexionar sobre ninguna otra cosa, porque al ser el dolor una verdad de la vida permite también la reflexión, la sublimación y otras tantas cosas, por eso quiero encontrarme a través del dolor en mis películas y a eso es a lo que estoy jugando ahora”, aseguró Hari Sama.

Actualmente Despertar el polvo compite en la sección Plataforma Mexicana del Riviera Maya Film Festival (@rmffmx) y a partir del 30 de abril comenzará su participación en el 33 Foro Internacional de la Cineteca Nacional (@CinetecaMexico). Después su futuro es incierto ya que no cuenta con una distribuidora para su exhibición comercial.

“Las películas se vuelven entidades vivas que uno no sabe qué va a pasar con ellas, lo que sí sé es que ahora me gusta mucho (la película), estoy contento con la experiencia y quiero seguir con el juego, a ver qué pasa”.

Amelia Rojas (@ameliarojas)

Comentarios

Deja una respuesta

Tu correo electrónico, no será publicado.