Espero no estar diciendo un disparate…

Pues no. Contrario a mi anhelo de la semana pasada de que ésta por ser únicamente de martes a viernes fuera menos pesada, no ocurrió. La verdad nunca ansié tanto que llegara el fin de semana.

Y es que nuestro maestro de Dirección de Actores (Raúl Zermeño) nos deja tanta, pero tanta tarea, que prácticamente todas los días debemos hacer algo de esa materia: leer voluminosos libros, ver larguísimas películas y, por supuesto, hacer las respectivas bitácoras de todo ello.

Sé que no suena tan difícil, pero a lo anterior súmenle las actividades de las demás clases y, sobre todo, tomen en cuenta que nos la pasamos en la escuela TODO el día, de 9:00 a 19:00 horas. No es fácil, neta.

Lo cierto es que la clase del maestro Zermeño es tan estresante como interesante. Su método es peculiar, pareciera que quiere humillarnos (y a veces lo hace), pero pienso que su intención es sacudirnos, hacernos entender y, sobre todo, enseñarnos que, como creadores, debemos ser precisos a la hora de pedirle a los actores tal o cual efecto, tomando en cuenta el proceso que les lleva llegar a ese punto.

Espero no estar diciendo un disparate y, si es el caso, espero que el profesor no lea esto porque seguramente me reprobaría.

Maestro Raúl Zermeño Saucedo.
Maestro Raúl Zermeño Saucedo.

El punto es que ya descubrí que el estrés que me causa la clase -que además debo aclarar es la última de la semana, lo cual la hace aún más difícil porque es como saber que estás CASI libre-, es por el temor de desaprovechar la oportunidad de aprender de un tipo como él, de no estar a la altura, de no entender nada, de no exprimirlo, de decir y/o hacer pendejadas.

Y ahora que lo analizo me pasa con otras clases también. ¿Será esa la causa de mi terrible dolor de espalda? ¿Será que estoy somatizando? ¿Será que debo ir al psicólogo? ¿Hay alguno entre ustedes?

Por otra parte (porque todo tiene un lado B), el maestro Zermeño es, a su modo, muy divertido, su humor radica en la ironía y en el tono de voz que emplea para decir frases o dar instrucciones como: “Deja de mover las patas, mijo”, “¿Entendieron, pendejitos?”, “A ver nenas, luego platican”, “¡Huevón! La clase empieza a las 12”, y cosas por el estilo, jajajaja.

Creo que ya me extendí demasiado y como no tengo como ilustrar la clase de Dirección de actores, les voy a dejar un videito que tomó mi compañera Laura Miranda durante el ejercicio de Realización que ella dirigió.

Luego les paso el corto terminado, esto es una especie de detrás de cámaras que da cuenta del “ingenio” de Los Tostones ante un guión en el que un avioncito de papel que es lanzado al aire por uno de los protagonistas de la historia, hace un recorrido francamente inverosímil… ya lo verán.

Buena semana.

Christian De La Luz (@Christer)

Comentarios

Deja una respuesta

Tu correo electrónico, no será publicado.