El “paraíso” de las drogas

El “paraíso” de las drogas

Cuando Yulene Olaizola (@YuleneOlaizola) visitó Jicacal, Veracruz, y conoció a Salomón, decidió que quería trabajar con él. Entonces desarrolló Paraísos artificiales (@paraisos_artif), cinta que llega este viernes 9 de agosto se estrena en el circuito de arte mexicano.

La película se enfoca en dos personajes: Salomón, quien gusta del no tan ocasional “churro”, y Luisa, una joven acostumbrada a drogas más fuertes que llega a esa pequeña comunidad alejada del mundo (inspirada por una amiga de Yulene que se volvió adicta).

La intención de la cinta era mostrar estas dos historias “reales” sin juzgar ni dramatizar, simplemente presentar el consumo de drogas tal cual es.

Luisa Pardo da vida a la joven “intrusa” en el mundo de Jicacal, cuyos habitantes participaron en el rodaje. De hecho, la única actriz de Paraísos artificiales es Luisa, lo cual no significa que todas las situaciones que se ven en la película sean reales, aunque sí están inspiradas por el lugar y las personas que ahí viven.

“Teníamos un guión mas o menos claro. Con los actores no profesionales existe el riesgo de que pueden contestar lo que quieren. Reaccionaban realmente y yo como actriz tenía que llevar la escena como estaba en el guión, pero al mismo tiempo reaccionar a ellos”, recuerda la actriz de Familia tortuga.

Era un equipo pequeño, con poco presupuesto y malas condiciones de vida, según recuerdan tanto la directora como la actriz. Durante el rodaje, realizado en invierno para que no pareciera un lugar paradisiaco, vivieron en las mismas cabañas que se pueden ver en la película y en una situación tan precaria como los habitantes reales de aquella localidad de la zona de Los Tuxtlas.

“Paraísos… es la película donde más he aprendido y la que más me costo. Fue un proceso muy difícil, pero muy rico”, reconoce Olaizola, quien debutó con el documental Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo.

Vanesa G. Toca (@vanesatoca)

Comentarios