El bebé que marcó Las hijas de Abril

“Había veces”, recuerda Michel Franco, “en las que debía esperarse dos horas a que el bebé llorara o que se calmara”.

“Y cuando el bebé estaba listo, los actores tenían que estar listos, no podían decir que no lo estaban, en buena medida, él dictaba lo que debíamos hacer”, añade.

El cineasta recuerda así el rodaje de Las hijas de Abril, película que llega este fin de semana a cerca de 300 pantallas mexicanas, protagonizada por la española Emma Suárez (Julieta).

En ella, el bebé es un personaje importante, pues a partir de su nacimiento, se desata un conflicto familiar con la hija del personaje de Suárez (Ana Valeria Becerril) y su novio (Enrique Arrizon).

“Un día en la calle vi a una chavita embarazada y pensé en cómo había llegado a ese punto”, relata Franco recordando los orígenes del guión.

“Luego iba a filmarla en EU con una actriz reconocida, pero quise hacerla en México y fue cuando pensé quien era la mejor en español y pensé en Emma”, abunda.

Se filmó en una casa de Puerto Vallarta, donde previamente y a manera de preparación vivió únicamente el talento femenino, incluyendo a Joanna Larequi, quien encarna a la hija mayor de Abril.

“Nunca había trabajado así y me resultaba curioso la idea de crear ese mundo con las actrices que iba a trabajar y fue ahí donde desentrañamos el pasado de los personajes, ese pasado que no se cuenta, pero era necesario”, considera Emma.

Las hijas de Abril obtuvo el Premio del Jurado en la sección Una cierta mirada en el reciente Festival Internacional de Cine de Cannes.

Se rodó entre noviembre y diciembre del año pasado, por lo que es marca en referencia a la hechura de un título nacional y su lanzamiento comercial.

Ariel Figueroa

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *